sábado, 20 de junio de 2015

“LA PRIMACÍA DE LA VERDAD SOBRE EL PODER” (Sto. Tomás Moro)

Cuando su propia mujer le insiste a hacerlo por lo que ella juzgaba que era bien para su casa, le contestó: «¿Cuántos años crees que podría vivir en mi casa?» «Por lo menos veinte, porque no eres viejo», le dijo ella. «Muy mala ganga, puesto que quieres que cambie por veinte años toda la eternidad».